Relato: Crónica de un futuro ingeniero

Tecnología e Inclusión
23 noviembre, 2015
Plenario de FUNDTIC
3 diciembre, 2015
Mostrar todo

Relato: Crónica de un futuro ingeniero

Martes 16 de junio

Hace frió como cada mañana de junio en  Buenos Aires. La oración a la bandera solo ayudo a dejar en claro que el invierno no se demora en asomar la mirada y que el otoño se despide para saludar al próximo hemisferio que espera su llegada.

Los chicos caminan como ganado dirigiéndose a lo que será un día aburrido, como es de costumbre, en la escuela.  La profesora me llamo para hablar sobre mis notas, pero pude dejarle muy en claro que no tengo interés en elegir una carrera. Mi familia también me molesta con eso, sin tener éxito en cambiar mi decisión; sé que puedo parecer obstinado y aunque no es a propósito, de verdad no creo mucho que valga la pena la educación.

Miércoles 24 de junio

La profesora hablo toda la semana sobre una charla que va a dar un ingeniero en la escuela. Claramente no me interesa pero, ella dice que nos va a estimular y a orientar sobre nuestro futuro; espero que no sea otro charlatán que viene a decirme que me decida por una carrera o algo así, ya no quiero que me molesten con eso.

Siento que soy una carga en mi casa, pero no estoy seguro de saber cómo dejar de serlo. La escuela no me interesa y no creo que ir a una universidad ayude de algo; tal vez debería intentar buscando un trabajo, aunque no soy particularmente bueno en nada. Voy a considerar esa opción.

Lunes 29 de junio

Al fin vino el dichoso ingeniero a darnos una charla; toco muchos temas que yo creía aburridos pero resultaron ser interesantes. Al parecer, Argentina, no tiene la cantidad de ingenieros necesaria en el país, dato que me sorprende ya que parece ser una carrera muy atractiva aunque un tanto difícil de seguir. Otras novedades que rescate de la charla, es que existen innumerables oportunidades de salida laboral, gracias a un inédito entorno tecnológico existente.

Nos mostró también propuestas y realidades exitosas de chicos de mi edad que ahora son empresarios reconocidos; como por ejemplo, el creador de Facebook, Marck Zuckerberg.

Luego de evaluar mucho la charla comprendí, que seguir estudiando no solo me va  ayudar a mí, sino también a mi país.

El estudiante de medicina no sigue la carrera solo por ganar un sueldo, lo hace con la intención de curar enfermos, a pesar de las dificultades y el tiempo que conlleva la misma. Sin embargo, en la actualidad, en mi país, existen más médicos que ingenieros y eso es increíble debido a que estamos en una era donde la tecnología es importante ya que el mundo se mueve por medio de ella.

Pienso que si no quiero sentirme una carga para mi familia, debería empezar a preocuparme por mi futuro; tal vez considere seguir ingeniería. Después de todo, hay muchas maneras de ayudar a la gente indirectamente y creo que eso es lo que hace un ingeniero, nos simplifica la vida de muchas maneras; gracias a ellos tenemos avances sociales que mejoraron mucho nuestra realidad.

Es increíble como una simple charla me cambio la manera de pensar. ¡Voy a hacer algo con mi futuro!

 

Autor: Hector Alcar

Relato que participa de la 2ª edición del FUNICONCURSO “Publicación Solidaria”

Accede a : FUNICONCURSO

Hector Alcar
Hector Alcar
Presidente Asociación Civil Tecnológica del Sur Más de 20 años de experiencia en áreas tecnológicas en empresas internacionales como AT&T y Claro Internacional. Asesoramiento a organismos públicos y municipios en temas relacionados con la tecnología. Capacitación y formación académica continua. Especialista en vinculación tecnológica entre Universidades-Estado-Privado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.